Agosto 18 2017 06:45 am

Autor Tema: El día que me perdí en el campo con la zagala  (Leído 937 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

RGW

  • Visitante
El día que me perdí en el campo con la zagala
« en: Enero 26 2015 18:47 pm »
Hace un montón de años ya, cuando recién era un chaval con 19 años y permiso de conducir. Me encantaba montar a mis novietas en el renault 19 (buen coche) y llevármelas a la playa. Eran otros tiempos, la gasolina era barata, en la calle las niñas aparentaban no ser unas putas y no daban paguitas por ser negro.

En aquella época estaba conociendo a una chorba de buen ver. Se llamaba Sandra. Pocas Sandras conocerás con las tetas pequeñas... Por decreto-ley todas las Sandras deben llevar un buen par de melones de serie, y esta cumplía la normativa euroncap de largo.

Eran sus grandes tetas lo que me atraía de ella. De personalidad era puta mierda y como persona puta a secas.

Ya la tenía camelada y había quedado con ella en ir a ver las estrellas a un campito de por aquí. Ese campito estaba a tomar por culo, pero de chico jugaba por allí con el resto de los chaveas y me lo conocía bien... o eso creía.

Era verano, tenía las hormonas a flor de piel y esa noche me iba con Sandra a cenar al campo y a ver las estrellas ¿Qué podía salir mal?

Eran las 19:45. Había quedado con Sandra a las 20:30. Me fui a la ducha pre-triunfo, esa en la que te duchas con gusto, limpiándote bien: los sobacos, las rastas del culo, y, con mucho cariño, el miembro. Lo mirabas mientras te limpiabas y decías "esta noche triunfas cabrón jeje". Seguro que me entendéis. En ese momento es cuando saboreas el inminente bocado.

Me ducho y me preparo. Cuando voy a salir por la puerta me acuerdo "Copón la cena!" Y corrí a llenar un tupper con lo primero que ví en el frigo. Ensaladilla rusa de mi madre, estupendo.

A las 20:30 estaba en frente de la casa de Sandra. Con un brazo asomando por la ventanilla, mis gafas de sol y mi pelo de punta... La viva imagen del triungo amigos.




No tardó en aparecer... Faldita, top y unas trenzas... Diossss nunca unas trenzas le habían quedado tan bien a unas tetas... Parecía una típica colegiala chupona de peli porno. Mi pene empezaba a impacientarse.

- Hola RGW!
- Hola tet...Sandra, emm esto... te has traido cena?
- Síi jeje aquí está en la bolsa.
- jejeje bien bien, vámonos pues.

No sé si os pasa u os ha pasado, pero cuando conduces con un chochete al lado es como más mejor, te sientes más importante, sientes que admira tu forma de conducir, tu seguridad en cada curva, tu pericia con el cambio... Hasta que se te cala en el primer cruce.

- Joder es el puto embrague este que está hecho polvo. Va a ser cosa de los manguitos del radiador...
- claro jijiji

Tardamos como 25 o 30 minutos en llegar al campo... Joder no lo recordaba tan lejano cuando iba en bici años atrás. Buscamos un llanito y allí aparcamos.

Nos sentamos en una roca grande que había, la cual se elevaba sobre el llano y no había bichos como en la tierra. Pillamos los tuppers y a cenar. Mientras manteníamos una conversación bastante demigrante sobre su hermana, su madre y la puta que las parió a todas.

La ensaladilla rusa tenía un olor y sabor un tanto agrios, pero mi paladar se endulzaba con el rico vaivén de sus tetas en plena naturaleza y no me percaté hasta casi acabar la ensaladilla.

- Bueno, vamos a ver las estrellas no RGW?
- Emm claro, vamos a subirnos en el coche que para tumbarnos aquí en la piedra nos vamos a hacer polvo.

Tuve que agarrarla rápidamente cuando ví que para subirse encima del coche iba a poner un pie sobre el retrovisor.

Le expliqué que consistía en sentarse en el culo del coche y echarnos hacia atrás.

Así que allí estaba yo, sin tener ni puta idea de constelaciones, inventándomelas una detrás de otra.



- Si mira, ves esas cinco de allí? Esa es el león... y aquellas son el carruaje. Estas cuatro de aquí forman el cinturón de "oblión".
- Y esa que brilla mucho?
- Esa es la vía láctea.
- ohhh cuanto sabes de estrellas jeje
- Las estrellas es que sois mi pasión
- jejejeje que tonto eres RGW jejejeje

La tenía camelada jaja vaya artista. Así se liga uno a una chavala joder tanta tontería de sargeo, abridores ni pollas.

En ese momento la miré a la cara (complicadísimo shurs) y le metí boca a saco. Ella como era de esperar me siguió el rollo.
Tras unos minutos y con el rabo marcando las 12 en punto dije:

- Oye vamos dentro, que empieza a hacer rasca...

No podía ir mejor, seguimos dentro, ni corto ni perezoso lancé mano a los tetamens. Todo se fue calentando hasta que me quité los pantalones y a ella la camiseta. NADA PODÍA FALLAR.
Pero de repente......... Un estruendo gutural proveniente de mis entrañas más oscuras interrumpió el romántico encuentro.
Y detrás de ese otro más, y otro... Cuando de repente noto que me empieza a arder el ojete. Sí shurs, la ensaladilla que comí la noche anterior no estaba en buen estado y por falta de ensaladilla me acababa de comer otro plato.



- joder, ahora vengo (mientras abría abruptamente la carcomida puerta del r19)
- a dónde vas? RGW?? joder
- lo siento lo siento

Y salí, sin pantalones ni camiseta y a lo loco corriendo hasta detrás de unos olivos.

Allí reventé. Puro líquido salía de mis entrañas. Tenía el culo ardiendo pero lo solté todo.
¿Ahora qué? Estaba en calzoncillos y con el culo más pringoso que el copón. La única opción era limpiarme con ellos, no lo dudé y así lo hice. A duras penas me pude limpiar pues necesitaba más tela y mis slips no daban para más.

Ahora estaba con el rabo al aire y tenía que volver al coche.

Me incorporo y me dirijo hacia el coche cuando veo una pareja de guardias civiles hablando con Sandra.

Joder, ¿Ahora qué? Me quedé allí, escondido entre los olivos esperando que se fueran los guardias civiles. Pero no lo iban a hacer, me había metido en un terreno privado y mi coche estaba allí, no se irían sin cogerme. Vivo o muerto, vestido o en pelotas.

Hablaban con Sandra y de vez en cuando apuntaban con las linternas hacia los alrededores, intentando localizarme.

Sandra ahora lloraba, SERÁ PUTAAA, QUE ME VAN A ENMARRONAR POR ALLANAMIENTO, EXCIBICIONISMO Y AHORA POR SECUESTRO E INTENTO DE VIOLACIÓN.

Así siguió la cosa, ellos tres hablando hasta que uno me vió apuntándome con la linterna.


OJO: NO SON GRAFITEROS, SON LOS PICOLETOS

- Eh tú, ven aquí.

El otro guardia que hablaba con Sandra me apuntó también y se acercaban a paso lento.

Me puse nervioso, me temblaban las manos y eché a correr. En pelotas y con chanclas, pero eché a correr, huí de aquellos hombres. Ellos con mejor indumentaria que el rabo al aire y unas chanclas, me perseguían a corta distancia y era cuestión de tiempo que me pillasen.

Mientras corría... otro apretón, corriendo no podía aguantarlo así que descargué en velocidad, la mierda o la vida shurs. Se alertaron entre ellos sobre mi nueva técnica:

- Juan que está echando mierda el hijo puta, cuidao cuidaoo!!!!
- Puto niño joder hijo puta detente!!!!

Que ascazo, me chorreaba por la pierna la mierda. Esto me recuerda a esa escena de James Bond cuando va con el aston martin y empieza a soltar líquido para que los coches que le persiguen descarrilen. A él le salió cojonuda pero en mi caso no fue demasiado efectiva.

Al final uno de ellos me alcanzó y saltó sobre mí, supongo que no vería la mierda que impregnaba mi pierna. Los dos caímos al suelo. Me pinché un huevo con una rama y me despellejé todas las piernas. Sangraba por todos lados pues caí desnudo sobre las piedras y ramas del suelo.

- Juan la mierda!!!

El guardia se miró la pierna y me soltó, le había pringao el uniforme.

Me esposaron y me llevaron hacia el coche mientras me recordaban lo tonto que era y hacían hincapié en la condición profesional de mi santa madre.

Y allí llegaba yo, con Sandra en el coche sentada esperando, mirando estupeacta como el tío que se iba a follar, llegaba ensangrentado de cintura para abajo, y más mierda en el muslo que un gallinero.
Empezó a vomitar y a llorar.
Yo también lloré.

Entre lágrimas les conté a los agentes lo que había pasado: la ensaladilla, las tetas de Sandra, el apretón...
Al guardia que no le había caído mierda se reía, el otro entre asco y estupefacción blasfemaba a Dios por su uniforme.

Y así acabó la noche. Me dijeron que cogiera el coche y me fuera a casa, a Sandra la llevaban ellos.

Gracias por leer mi denigrante vivencia.
« última modificación: Enero 26 2015 18:54 pm por RGW »

Desconectado Mohe

  • Promesa del fuego
  • ***
  • Mensajes: 129
  • Popularidad: 1
    • Ver Perfil
Re:El día que me perdí en el campo con la zagala
« Respuesta #1 en: Enero 26 2015 21:53 pm »
Por favor no escriba cosas que no tengan nada que ver con la pirotecnia, con el fin de no llegar el foro de cosas que no tienen valor alguno para los usuarios del foro.
Un saludo.