Enero 21 2020 11:51 am

Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Temas - Vendicare

Páginas: [1]
1
Hola a [email protected]
He encontrado esta tienda online, “PyroGarage” de productos para pirotecnia. Es de Polonia, y su moneda el PLN. 1PLN = 0,24€
http://www.pyrogarage.com/offer.htm

Surten solamente a Europa.
Los precios de los reactivos y demás productos están muy bien, pero hay que comprar cantidad ya que los portes son caros. Envían paquetes de 5, 10, 15, 25, 30, 40 y 50 Kg.

Para España:
De 5Kg_40,51€ a 15Kg_42,43€
25Kg_49,62€ a 50Kg_67€

Cambio de moneda:
http://www.convertworld.com/es/moneda/Polonia.html

Pues… eso, echarle un vistazo y a ver que opináis.

Saludos.

2
En el post fijo “DONDE COMPRAR PRODUCTOS QUIMICOS para pólvora y mas:
http://www.todopetardos.com/foro/index.php?topic=3147.0

Cito:
Productos para pólvora:
Nota: el nitrato se puede sustituir por perclorato potásico. Aunque el perclorato es mas difícil de conseguir, lo venden en algunas farmacias, en tiendas especializadas como manuel riesgo, en droguerias……..”
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Me parece muy arriesgado e incorrecto decir a secas y sin dar mas explicaciones, que el nitrato potásico se puede sustituir por “perclorato potásico” en la fabricación de pólvora.

Primero habría que diferenciar, que tipo de pólvora y para que fines.

Existen fundamentalmente dos tipos de pólvoras. La pólvora negra de toda la vida, a base de Nitrato potásico, carbón y azufre y las pólvoras cloratadas, a base de Clorato Potásico o Perclorato Potásico, carbón y azufre. Dentro de las pólvoras cloratadas, hay infinidad de variaciones y compuestos a parte del carbón y el azufre.

Las pólvoras cloratadas se utilizaban fundamentalmente para fabricar barrenos para las canteras y minas, ya que eran muy violentas y producían grandes explosiones.

La pólvora negra, a base de nitrato potásico es la utilizada en pirotecnia, para propulsar cohetes y carcasas.

Si lo que se pretende es fabricar un simple petardo, pues entonces si podemos utilizar el perclorato + azufre + carbón. Esta pólvora de clorato o perclorato es tan violenta y rápida que explotará encerrada en el tubito de cartón.

Pero jamás se nos ocurra utilizar la pólvora de clorato o perclorato, para fabricar cohetes o para propulsar carcasas, porque tenemos todas las papeletas para que nos explote en las narices.

Otra cosa es que la pólvora negra a base de nitrato potásico, no tenga la suficiente fuerza para levantar un cohete, debido a una deficiente fabricación y malos componentes, que es lo que normalmente les pasa, sobre todo cuando el carbón no es el adecuado y la pólvora se fabrica en  plan casero. Entonces se le puede mezclar con un poco de pólvora de clorato o mejor perclorato, por su mayor estabilidad, en un 25% más o menos. Primero habría que tener las dos pólvoras hechas, y luego mezclarlas.

En la antigüedad, muchos fueron los cañones de artillería que explotaron por utilizar esta pólvora de clorato potásico, pensando que por se mas vigorosa los proyectiles iban a ir mas lejos, desechándola rápidamente y restringiendo su uso exclusivamente a barrenos.

Por eso digo, que mucho cuidado e informarse antes muy bien, si no queremos lamentar desgracias.

Saludos.

3
Cohetes / Fórmulas para distintos tipos de cohetes
« en: Marzo 11 2007 03:24 am »
La fabricación de cohetes es de una importancia grandísima en la pirotecnia, pues, con los fuegos de bengala, constituyen la base principal de todas las fiestas de fuegos artificiales. No intentaré hacer una clasificación de las distintas clases de cohetes, ya que cada pirotécnico presenta muchos de su especial invención, y algunos en sus catálogos presentan más de 100 clases diferentes de cohetes; dada la diversidad de elementos de que dispone la pirotecnia moderna y la facilidad de combinarlos se pueden presentar infinidad de variantes. aun cuando sus diferencias serán siempre muy poco sensibles. Para fabricar loa cohetes se necesitan varias herramientas muy fáciles de hacer, pero que tienen el inconveniente de no servir más que para una clase de cohetes determinada por las dimensiones que tengan. Estas herramientas son púas, embudos, atacadores de cobre y de madera, atacadores macizos y taladrados, cucharas, sostenes y mazos; la simple enunciación de los nombres de estos útiles nos evita entrar en descripciones y tener que decir cuál es su empleo. Para fabricar los tubos de cartón para toda clase de cohetes, se emplea un molde de madera de las dimensiones que se quiera, para arrollar los naipes y el papel de periódico que se pega con engrudo; antes de que seque la pasta, por medio de un bramante, se hace en los bordes del tubo la estrangulación que luego ha de servir para obturarlo, evitando que se caiga la composición que se introduce en su interior. Indicaré algunas fórmulas para diversas clases de cohetes.

Voladores dorados: nitrato de potasa. 30; carbón en polvo, 12; azufre, 6: aserrín de madera de pino. 3, y dextrina amarilla, 1; la dextrina no tiene otro papel que el de ligar los otros elementos que entran en la composición.

Voladores rojos: nitrato de estronciana. 45; clorato de potasa, 30: azufre. 15; sulfuro de antimonio, 5; dextrina. 5, y pólvora en polvo, 1; estos cohetes son difíciles de conservar por ser el nitrato de estronciana una sustancia muy higroscópica.

En antiguos tratados de pirotecnia figura en muchas fórmulas y principalmente para los cohetes voladores el azúcar, y como aún se sigue empleando en algunos talleres, dire que las experiencias científicas realizadas demuestran que se debe desechar el azúcar en todas las composiciones pirotécnicas, pues lejos de ser un elemento muy combustible como algunos habían afirmado, no lo es y sus llamas son sin brillo ni reflejo, y como además se altera por la humedad, no está justificada en modo alguno su entrada en las composiciones pirotécnicas.

Para la fabricación de los cohetes reales ó de lujo hace falta un cartucho de la forma que se ve en la figura 3: la caja de la cabeza sirve para contener las composiciones que han de producir las luces, estrellas, petardos, etc., que estallan en el aire cuando deja de actuar la fuerza ascensional que le comunica la composición que va en la parte estrecha y que constituye el propio cohete. Para guiar al cohete en su ascensión, que en algunos llega hasta 170 m., se atan los cartuchos á juncos ó cañas de 0.70 á 1.70 metros, según las clases. En la caja de la cabeza pueden colocarse los remates más variados; citare algunos cuyos efectos pueden verse en las láminas. PIROTECNIA, I y II; para producir las estrellas (fig. 1 de la lám. PIROTECNIA, I) se ponen en la cabeza varios tubitos de cartón de unos 12 milímetros de diámetro cargados de la siguiente composición: nitrato de barita, 10: nitrato de potasa, 1.5; clorato de potasa, 1,5: carbón en polvo, 1; azufre, 1, y purpurina de aluminio. 8; para conseguir la cabellera (fig. 2, lám. I) se puede emplear: clorato de potasa, 10; purpurina de aluminio. 3; aluminio en polvo, 2: dextrina amarilla, 1; azufre, 1, y pólvora fina. 1.



Los de subida de chispas (fig. 3) se fabrican con la misma composición que las estrellas, pero sin ponerla dentro de tubitos.; basta cargar la cabeza atracándola directamente.

Los de paracaídas (fig. 4) se pone en la cabeza un paracaídas que sostiene las luces de bengala del color que se desee; el paracaídas se abre por la misma presión que ejerce
el cohete sobre la caja de la cabeza en cuanto cesa su fuerza ascensional.

Los de trueno y cabellera (figura 5), se colocan en la caja para producirla cabellera la siguiente composición: clorato de potasa, 10; purpurina de aluminio, 3; antimonio en polvo, 2; dextrina amarilla, 1; azufre, 1, y pólvora fina, 2.

Los truenos se producen simplemente con una cantidad de pólvora ordinaria mayor ó menor, según el ruido que se desee producir; para lograr la explosión (pues la pólvora en el aire arde sin producir ruido alguno) se encierra la pólvora en un cartuchito de cartón ó simplemente dentro de papel, rodeando el cartucho formado por varias vueltas de cordel ó bramante, de modo que no se vea el cartón ó papel empleado; sobre esta envuelta de papel se da un baño de barniz de una composición formada por partes iguales de pez negra, pez griega y estearina, en la cual se sumergen los truenos tres ó cuatro veces por espacio de dos ó tres segundos cada vez. Como se comprende, el objeto es proporcionar á la pólvora una envuelta sólida y resistente, dentro de la economía con que se procede siempre en las manipulaciones pirotécnicas.

Los de trueno y cola (figura 6) se obtienen poniendo en la caja un fuerte trueno, y para la cola la siguiente composición: clorato de potasa, 10; purpurina de aluminio, 3; aluminio en polvo, 2; azufre. 3, y dextrina amarilla, 12.

Los de cabellera dorada (fig. 7) se obtienen poniendo en la caja la siguiente preparación: pólvora finísima, 40: carbón en polvo, 2; nitrato de potasa, 2, y dextrina amarilla, 1,5.

Los de estrellas de colores (lám. II, figura. 8.) se fabrican llenando la cabeza de varios tubitos de cartón cargados con la composición de los fuegos de bengala, que producen las luces que se desean.

Los llamados de gran trueno (lám. II, fig. 9) llevan la caja de la cabeza completamente llena por un trueno de grandes dimensiones.

Los de culebrillas ó serpentones (fig. 10) se fabrican cargándolos con 8 ó 10 y á veces 12 tubitos culebrillas, que llevan la siguiente composición: pólvora fina, 50: limaduras de acero. 5; nitrato de potasa, 5: antimonio. 5, y dextrina, 8: las limaduras de acero, al ponerse incandescentes por la elevada temperatura que desarrolla la explosión, producen un brillo muy intenso y de gran efecto luminoso.

Los de lluvia de plata (fig. 11) pueden obtenerse poniendo en la caja de la cabeza: nitrato de plomo, 80; nitrato de potasa. 7; carbón, 10; negro de humo, 5. y limaduras de hierro. 6; la introducción del nitrato de plomo en la pirotecnia es debida á Chertien á fines del siglo XIX, y se ha demostrado que es un compuesto excelente para ayudar la combustión de las limaduras de hierro.

Los de estrellas chinescas (fig. 12) se fabrican empleando la siguiente composición: pólvora fina, 40; nitrato de potasa, 2; limaduras de hierro, 5; nitrato de plomo, 10, y dextrina amarilla,1,5.

Los voladores con torbellinos (fig. 13) se obtienen cargando la caja con la preparación que he citado para los voladores ordinarios dorados, en una altura de unos 2 cm., poniendo luego una capa de greda de 1 cm. y encima una composición formada por pólvora, 10, y limaduras de acero, 2, practicando con una barrena agujeros de comunicación, por los que se hace pasar la mecha.

Los de lluvia de oro (fig. 14) se fabrican poniendo en la caja la composición, ordinaria y la de la lluvia de oro, que es: clorato potásico, 20: purpurina de aluminio, 10; pólvora fina, 6, y dextrina
amarilla, 1.

Los de descarga de triquitraques (fig. 15) se fabrican como los de culebrillas cargando los tubitos con la composición siguiente: pólvora fina, 30; purpurina de aluminio, 15, aluminio en polvo, 15, y dextrina, 5.

Pirotecnia LAMINA I


Pirotecnia LAMINA II


Los de cabellera verde y chinesca (fig. 16) se forman poniendo en la caja: pólvora fina, 40; nitrato de potasa, 2; limaduras de acero, 5; dextrina amarilla, 2, y agregando una fuerte dosis de la composición de bengala que produce la luz verde.

Además de estos cohetes, cuyos efectos pueden verse en la lámina, voy a dar la composición de algunos otros de empleo muy frecuente en los regocijos populares.

Los cohetes roncadores se cargan con: clorato de potasa, 6; nitrato de barita, 6; azufre. 6; purpurina, 2; aluminio, 2, y pólvora fina, 20.

Los llamados relámpagos se fabrican con: clorato de potasa, 20; purpurina. 20; sulfuro de antimonio, 5. y pólvora fina, 5.

Los de silbidos se obtienen empleando en las mezclas ácido pícrico en distintas proporciones; si se quiere únicamente un fuerte silbido puede emplearse ácido pícrico, 6, y clorato de potasa, 2; conviene hacer la mezcla pocos días antes de ser empleado el cohete silbador.

La operación de cargar los cohetes y sus cabezas exige minuciosos cuidados y algunas veces grandes precauciones; la colocación de las mechas debe ser siempre muy acertada si no se quiere correr el peligro de producir desgracias ó de que no salga el cohete en el momento oportuno; la elección de los juncos, cañas ó varillas de dirección es también asunto importante, pues si el cohete no va bien guiado, en vez de una marcha ascensional puede tomar una inclinación peligrosa para los que presencian el festejo; la regla práctica que suelen emplear los pirotécnicos consiste en ver si hay equilibrio una vez unido el cohete por medio de alambres á su varilla, entre todo el cuerno del cohete y el resto de la varilla, para lo cual se pone el conjunto apoyado en el filo de un cuchillo, y así fácilmente se comprueba qué parte pesa más. Para disparar los cohetes grandes se suele emplear (fig. 4 del texto) un poste acanalado en el cual se sostiene el cohete por medio de un gancho junto á la mecha; la varilla va guiada por un par de arandelas.

Saludos.  :brinco:





4
Para formar los artificios, que en términos de pirotecnia se llaman estrellas, se humedece con alcohol débil una composición aglutinada con goma ó dextrina y se forma una pasta que se corta luego en fragmentos cúbicos ó cilíndricos. Cada fragmento es una estrella. Esta operación muchas veces no es tan sencilla como pudiera creerse, pues la composición por causa de algunos ingredientes exige cuidados muy atentos, pues de lo contrario queman mal ó no se inflaman siquiera. Dependiendo del tamaño de la carcasa, así será el tamaño de las bolitas o cubos, y cuanto mas grande sean, mas tiempo estarán encendidas. Las estrellas para las llamadas candelas romanas se hacen en forma cilíndrica y las destinadas para bombas y cohetes se fabrican en forma de pequeños cubos; para obtener la pasta de las estrellas de distintos colores hay también muchísimas recetas; citaré una de cada color.

Estrellas rojas:
Carbonato de estroncio, 54 gr.; azufre, 35; resina laca, 16; dextrina, 7; clorato de potasa, 167, y alcohol de 35°, 30 mililitros

Estrellas lila:
Carbonato de estroncio, 90 gr.; azufre, 70; oxicloruro de cobre. 20; cloruro de plomo, 10; dextrina. 10; clorato de potasa, 170, y alcohol de 35°, 40 mililitros.

Estrellas moradas:
Carbonato de cal, 60 gr.; azufre, 70; sulfuro de cobre, 70; cloruro de plomo, 10; dextrina, 10; clorato de potasa, 170, y alcohol de 35°, 40 mililitros.

Estrellas violetas:
Sulfato de estroncio, 16 gramos; azufre. 20; sulfato de cobre, 8; cloruro de plomo, 3; carbón en polvo, 3; dextrina, 3; clorato de potasa. 56, y alcohol de 35°. 11 mililitros.

Estrellas azules:
Sulfato de cobre. 12 gr.; azufre, 8; cloruro de plomo, 2; dextrina, 1; clorato de potasa. 24, y alcohol de 35°, 5 mililitros.

Estrellas verdes:
Nitrato de bario. 80 gr.: azufre, 26; cloruro de plomo, 10; resina laca, 2; negro de humo, 2; dextrina, 2; clorato de potasa. 48, y alcohol de 35°, 12 mililitros.

Estrellas amarillas:
Nitrato potásico, 15 gr.; azufre, 16; kryolita, 8; carbón en polvo, 2; colofonia, 1; dextrina, 1; clorato de potasa. 40; alcohol de 35°, 8 mililitros.

Estrellas aurora:
Carbonato de estroncio sódico, 30 gr.; azufre, 36; kryolita, 6; colofonia. 3; carbón en polvo, 2; dextrina, 6; clorato de potasa, 124, y alcohol de 35°, 22 mililitros.

Estrellas blancas:
Nitrato potásico, 180 gr.; azufre, 50; antimonio, 40; sulfuro de antimonio, 10; carbón en polvo, 3; dextrina, 6, y alcohol de 35°, 19 mililitros.

Estrellas cometas:
Nitrato potásico, 136 gr.; azufre, 31; carbón de encina, 6; carbón de encina en polvo finísimo, 25; carbón de pino, 18; dextrina, 10, y alcohol de 50°, 45 mililitros; estas estrellas durante toda la ascensión van acompañadas de una cola persistente; al hacer la pasta conviene comprimir fuertemente todos los ingredientes para obtener pequeños cilindros muy duros.

Saludos.  :llama:













Páginas: [1]